Por Matías Mauricio

Ante la primera interpelación nos dice: “Brumarios” nace de una serie de acumulación asistemática de textos que van de 1993 a 2009. Quien nos habla es Alejandro Guyot, hombre de oficios desesperados, llámese: cantor, letrista, docente y el que hoy nos reúne: poeta de libro.

 
Hay una ternura de gases lacrimógenos
en el paisaje citadino de las tantas barricadas.
 
 

Y el vino tinto que descorcha el mozo del bar de turno, alza vuelo y canta… Sí, canta por una nueva barricada, por esta nueva alegría de saber que Brumarios emprende su segunda edición, pero esta vez, de la mano de la editorial francesa Vents d’ailleurs.

Muros

M.M: Antes de entrar de lleno en la edición europea, ¿qué ofrece Brumarios?

A.G: Si bien –como te contaba- los textos iniciales nacen en 1993, tengo que hablarte de Bombay Buenos Aires, disco que sacamos con 34 Puñaladas en el 2009 donde trabajamos fuertemente en la idea de pensar la ciudad en tiempo real, interpelándonos sobre qué ciudad íbamos a poetizar; y en esa reflexión grupal dimos como resultado una ciudad-metrópolis atravesada por autopistas que conducían hacia ningún lugar, edificios que se derrumbaban, calles desoladas y por lo mismo, el resultado de un disco monstruoso, donde podes encontrarte por ejemplo con “Cerrojos”, texto que aparece en Brumarios, musicalizado por Edgardo González, una de las guitarras del grupo.

 

Un cerrojo más,
otra llave rota en su lugar.

Y el dos por dos,
si otro paso en falso vas a dar…

Recuerdos que en la hoguera quemarán,
sin humo y sin olor…

Van diez años ya,
los riñones rotos de esperar…

Un cerrojo más
otra historia amarga y sin final.

Y el dos por dos,
filo de arma blanca en un rincón.


“Cerrojos” Letra: Alejandro Guyot, Música: Edgardo González

 

Empujado por ese clima de disco me quedó rondando en la cabeza la idea de tomar la “ciudad” como objeto y llevarla a la poesía. Comencé a pensar el menemato, la crisis 2001 y el monstruo macrista, y de alguna manera a reencontrarme con los primeros textos donde sorpresivamente ya estaba la ciudad como una preocupación poética y dentro de ella situaciones de fusilamientos, ajusticiamientos, gestas donde sobrevolaba una tensa calma. Porque en Brumarios te podes encontrar en la revolución del París 1789 o en la Buenos Aires 2001, o en una revuelta sitiada en una ciudad medieval ilusoria (beneficios que nos da la poesía). Con todos estos materiales se me ocurrió armar diapositivas poéticas gestadas en distintos escenarios citadinos, muchas de ellas en el mes de las “brumas” simbolizando de alguna manera el espíritu revolucionario que contagia en la gente la sed de revelarse.

M.M: Hay un tatarabuelo tuyo dando vueltas en Brumarios, quien te dice no estés escribiendo con la mano de él, ¿cómo es esa historia?

A.G: Es cierto. Mi tatarabuelo, un tal Joseph Guyot, participó de la comuna de París, y a la vez fue soldado de la guerra santo-prusiana, y por alguno de esos dos factores se exilió a Londres donde conoció a una enfermera, luego se vienen a la Argentina, pasando inevitablemente por el puerto de Buenos Aires, recalando en Entre Ríos (Basabilbaso), donde apoyado en su oficio de orfebre y carpintero trabaja en los mantenimientos de los ferrocarriles. Todo esto que te cuento me llega por comentarios de mi familia. Paradójicamente (o mágicamente) Brumarios está haciendo el viaje inverso.

Extramuros

M.M: Ahora sí saltemos el charco grande; ¿cómo nace la propuesta de la edición francesa de tu libro?

A.G: En el 2010 llega a Buenos Aires Víctor Hugo Villena, bandoneonista argentino radicado en Francia y como quien intercambia figuritas para actualizarse, le regalo Brumarios, y me dice: –Dame uno más para mi mujer Amandine Py que es traductora literaria y le encanta la poesía. A las semanas Amandine me sorprende con un llamado y la propuesta de comenzar a ensayar algunas traducciones de los textos, y a los meses la noticia de saber que el libro sería editado por Vents d’ailleurs. Debo decirte que la primera edición (argentina 2009) salió de la mano de la editorial Enargeis.

M.M: ¿Entonces se viene la presentación en Francia?

A.G: Sí, el 23 de marzo, y es una alegría que por motivo de esta edición me estén invitando a presentarlo al “Salón du Livre” de Paris edición 2014, la gran feria del libro de París y otras posibles presentaciones en la ciudad de Rennes, en la librería Palimpseste, sumado a una clase de Posgrado en la Universidad Paris 3, La Sorbonne-Nouvelle. Así que me estoy yendo para allá.

Brumarios

Apagamos el grabador y nos vamos al bar de la vuelta, donde nos esperan los moscatos y las empanadas. Puño en alto por Brumarios, por Alejandro Guyot, por la Señora Poesía.

Brumaires

 

Leave a reply

 

Your email address will not be published.