Por Vanina Steiner
Fotos: Lucía Santiago y Magdalena Ladrón de Guevara

 

34 Puñaladas sigue presentando su nuevo disco “Astiya”. Entrevistamos a Edgardo González y Alejandro Guyot, que nos cuentan entre otras cosas, cómo fue el proceso creativo de este disco.

Astiya es el sexto disco de 34 puñaladas y el segundo con composiciones propias ¿Cómo fue el proceso creativo de este disco?

Edgardo González: El proceso demandó cinco años. En ese tiempo hubo períodos de mucha intensidad, de interacción tanto en el interior del grupo como con el público. También hubo etapas de descanso en las que las obras fueron “macerando”. Cuando creímos que la música había llegado a una buena instancia (que nunca es la definitiva) hicimos el registro.

Alejandro Guyot: El proceso creativo del disco fue largo, relajado y sobre todo fue muy natural. Buena parte del repertorio que hoy integra Astiya había surgido ya cuando estábamos cerrando nuestro disco anterior de composiciones propias, Bombay Bs.As. Pero la mayoría de los temas comenzaron a surgir entre el 2011 y el 2013.

Ustedes ya maduraron un lenguaje propio. ¿Pueden comentar qué fue diferente o particular en la creación de “Astiya”?

EG: Si hablamos de diferencia debemos remitirnos comparativamente a algún antecedente, y en este caso, sería Bombay Bs.As., nuestro disco anterior de composiciones propias. Respecto de los textos, existe un correlato entre los dos en el sentido de que tienen la misma composición de lugar, que se ubica en el objeto ciudad. A lo largo de su historia, el tango describió la ciudad de Buenos Aires. Sobran ejemplos como “Corrientes y Esmeralda” (1933) de Celedonio Flores, “Barrio de tango” (1942) de Homero Manzi o “Mi ciudad y mi gente” (1970) de Eladia Blazquez. En nuestro caso, la idea es situarnos en la ciudad actual y abordar de manera metafórica la problemática urbana, inclusive más allá de la propia Buenos Aires ya que hay muchas similitudes entre las grandes capitales del mundo. Ciudades atravesadas por la desigualdad, la violencia, la despersonalización, tanto en los suburbios hacinados como en las ostentosas y por momentos obscenas zonas privilegiadas. En Bombay Bs.As., el enfoque es panorámico. Los textos muestran mayormente imágenes descriptivas de los márgenes de la ciudad, como “Milonga en luto”, “Lezama”, o de sus espacios, como “Patrones de calabozo”. En Astiya la mirada hace foco en los habitantes de la ciudad y en sus historias personales, y aunque por momentos no dejan de ser insinuantes, los textos tienen un carácter más narrativo. “Vírgenes rotas”, “Milonga adentro” o “Las horas muertas” son algunos ejemplos.

En el plano musical, en Astiya hay un tratamiento melódico distinto respecto de Bombay Bs.As. Creo que por ser el primero de composiciones propias, en aquel momento hubo una deliberada búsqueda minimalista en ese plano, para contraponerlo a una centenaria historia muy rica en melodías populares. Esto devino en una belleza austera que en lo personal me generó mucha satisfacción. Atravesada esa primera instancia y marcada esa diferencia, en Astiya las melodías encuentran un mayor desarrollo.

 

34-santiago

Foto:  Magdalena Ladrón de Guevara. Teatro Nescafé, Santiago de Chile, agosto 2014.

 

Todos los integrantes participan del proceso creativo ¿Cómo resuelven el trabajo de composición entre los integrantes del grupo? ¿Parten de una idea común que luego desarrollan en conjunto?

EG: Partimos de ideas individuales o de sociedades compositivas, como Alejandro con Lucas o Alejandro conmigo, que luego se someten al trabajo conjunto. Salvo excepciones, las obras llegan al ensayo compuestas y con un boceto de arreglo, y a partir de allí comienza la intervención grupal que siempre termina transformándolas.

AG: Por lo general se firman las ideas originales tanto lo que se refiere a la música como a la letra, sin embargo cuando la obra comienza a ser interpretada por el grupo inevitablemente se inicia un proceso de transformación, el material poético y musical empieza a manosearse, a moldearse, y es en ese mismo proceso cuando 34 Puñaladas comienza apropiarse de la obra de cada uno de sus integrantes. De hecho, muchas son las veces en las que la obra sufre modificaciones sustanciales sugeridas por cualquier integrante del grupo. Se trabaja en pos de un sonido, de un concepto poético y musical, de una idea, que es la que le da unidad conceptual coherente a nuestros trabajos.

¿Por qué “Astiya”? Al leer el nombre por primera vez, pensé en esa herida que cada uno, a su manera y por la razón que sea, llevamos dentro.

AG: Sin dudas Astiya está muy relacionado como vos decís, “con esa herida que cada uno y a su manera y por la razón que sea, llevamos dentro”. Exacto, justamente las historias que se narran en los tangos que integran este nuevo álbum, hacen foco en el alma de los habitantes de las grandes ciudades: hurgan en sus pequeños universos personales para tratar de encontrar cuál es el “ADN” que los caracteriza, cuál es el átomo, la “Astiya” que les hiere el alma, la “Astiya”, que  como una flecha envenenada los contamina y los condena a una vida errática y nostálgica de hermosos perdedores, héroes y antihéroes a la vez.

El tema “Vírgenes rotas”, capta una especial atención. Por el tema en sí, lamentablemente tan actual, y por la estremecedora interpretación de Victoria. ¿qué pueden decir de esta canción en particular y del trabajo con Victoria Di Raimondo?

"Vírgenes rotas, molidas a palos,
Muchachas cansadas de tanto llorar,
mil y una noche le rezan a un Santo,
que nunca las quiere escuchar...
Vírgenes rotas, muñecas esclavas,
garpando la cuota de su soledad,
Un dios cafisho les tiende una mano,
y con ella esta trampa de un brillo mortal..."

G: Vírgenes rotas aborda desde el formato de “tango canción” la trágica temática de una chica víctima de una organización de trata. Es como vos decís un problema que tiene una vigencia lamentable hoy en día. Por otro lado es un tema que muchos tangos de principios del siglo XX supieron abordar. Desde la actualidad esta historia hay que contarla indefectiblemente de otra manera, a nosotros nos salió contarla así.

La interpretación de Vicky (la cantora de Altertango) es para mí majestuosa, su voz le da vida al personaje de una manera escalofriante. Según mi visión es la cantante de tangos más profunda, su voz tiene la capacidad de transmitir las historias de una manera directa, es imposible quedar ileso cuando uno escucha un tango saliendo de su garganta. Tenemos una gran amistad con Vicky, con Elbi, pianista y compositora también de Altertango, que es un grupazo con el que hemos compartido muchísimos momentos muy gratos y tantos escenarios.

Para la realización de este álbum lanzaron, con éxito, un proyecto de financiación colectiva. ¿Qué pueden contar de esa experiencia?

AG: Fue todo un desafío, pero sobre todo un verdadero poder contar con el apoyo de nuestros seguidores, nuestros amigos y colegas, nuestras familias para realizar nuestro sexto disco. Creo que fue un poco abrir la puerta de la cocina de nuestra oficina de producción, contarles, miren, tenemos esta idea de disco, queremos grabarlo en ION, hacer tal tipo de diseño, presentarlo de esta manera… ¿Se prenden?  Jajaja…

La Idea original de hacer esta “campaña de financiamiento colectiva” (Crowdfunding) la trajo Débora, nuestra manager y fue quien la puso en funcionamiento. Ella nos fue tirando las pautas y los objetivos y el grupo se encargó de comunicarse con el público, de darlo a conocer vía redes sociales, etc. Ya lo habían hecho anteriormente Radiohead y nuestros amigos de Altertango. La verdad que a nosotros mismos nos sorprendió el éxito rotundo de la campaña, fue recibir un apoyo adelantado de la gente que viene siguiendo a 34 Puñaladas desde hace años, y también de sentir que no solo nosotros queríamos que Astiya se vuelva realidad.

.
Fotos: Lucia Santiago. CAFF, Buenos AIres, julio 2014.
¿Qué balance pueden hacer de estos 16 años de trayectoria?

AG: Me parece que nuestra virtud es haber podido reinstalar en la escena tanguera el formato de conjunto de guitarras y cantor, una formación tan emblemática para el tango, pero sobre todo creo que lo que hizo y sigue haciendo a 34 Puñaladas un grupo interesante es la búsqueda de una sonoridad auténtica y contemporánea dentro de esa formación de guitarras. Ya sea en nuestra primera etapa como intérpretes, o bien en nuestra última etapa de compositores creo que hemos llegado a un sonido distinto que nos dota de una identidad bien definida dentro de la escena tanguera. Creo también que es un gran logro generacional de muchos grupos compañeros de ruta, que cada uno con un estilo propio sigue pretendiendo encontrar un lenguaje y un sonido particular dentro del tango, una manera diferente de imaginarse como suena el Tango del Siglo XXI. Pienso en La Fernández Fierro, Astillero, Rascasuelos, Quasimodo Trío, Cuarteto Coviello, Altertango... Con varios de estos grupos hemos compartidos escenarios, y hasta composiciones, ya que varios han interpretado alguna composición de algún integrante de 34 Puñaladas, o bien grabándolas en sus discos o tocándolas en sus conciertos. Sentimos que todas estas nuevas agrupaciones tienen personalidades poéticas, estéticas y musicales muy definidas, pero en realidad tenemos hoy muchas más cosas en común que diferencias.

Astiya está recorriendo escenarios que trascienden las fronteras de nuestro país, ¿cómo lo recibe el público?

AG: Astiya fue presentado en la Ciudad de La Plata dentro del ciclo “el Choco invita”, con quien compartimos escenario y algunos tangos, también hicimos dos presentaciones en el CAFF, y una en el Teatro Goñi. Lo presentamos en Recife (Brasil) y en Santiago de Chile. Así se fue armando sin querer una especie de “Astiya tour”, que nos permitió mostrar nuestro nuevo material a distintos públicos que respondieron de manera muy entusiasta al nuevo repertorio de tangos del siglo XXI de 34 Puñaladas.


Fotos: Magdalena Ladrón de Guevara. Teatro Nescafé, Santiago, Chile, agosto 2014.

 

1 Comment

 

  1. Pingback : ¡Araca Corazón! Astiya… tu ...

Leave a reply

 

Your email address will not be published.