Por Sebastián Linardi

Octavo disco de un artista inquieto y personal, “No solo Murga” viene a proponer, según dichos del propio Prat, “una nueva paleta de colores”. Haciendo un simple sobrevuelo a su obra, siempre renovada, quizás sería pertinente cambiar el adjetivo “nueva” por el mucho más justo, “diferente”. Es que, en la obra de Prat, cada disco resulta ser la foto de una búsqueda artística permanente que jamás escatima recursos cuando de expresarse se trata. Discos memorables como “Los Trasplantados de Madrid” (2005) o “Milagros al revés” (2010) lo atestiguan, como también las diversas colaboraciones y co autorías que ha tenido a lo largo de su carrera, con artistas variados como Juan Carlos Cáceres o La Bersuit, por nombrar solo dos.
En esta ocasión, Prat presenta un disco en vivo concebido desde el vamos como tal. Por eso el disco “No solo Murga” (grabado en el Teatro Caras y Caretas en agosto de 2015, con grupo nuevo, invitados varios, un nuevo repertorio y algunas reversiones) fue presentado…en el mismo momento en que fue grabado. Una suerte de intersección temporal, expresamente anunciada, que capturó un momento único y poderoso: el del estreno de una obra entera ante su público. Una propuesta osada, que implicó el riesgo de grabar el disco casi todo de una vez, sin oportunidad de correcciones. Y vaya que fue logrado.
Lo demuestran canciones nuevas, de sonoridad más despojada, como la bellísima “Curiosidad y azar” (A. Prat) que navega hacia las orillas calmas de una atmósfera intimista, contrastante con otras más enérgicas, como “Belleza” (A. Prat), una increíble canción de aires afro, acompañada por el lúdico bombo murguero de Alejandro Caraballo, quien no deja de hacer firuletes con su platillo.
Pero Prat también se re versiona a si mismo con “Las pibas de Urquiza (y Parque Chas)” (Prat – Subirá), y la ya obligada y emocional “La Retirada” (Prat – Cáceres), verdadero himno de la cultura popular porteña de este siglo. O “Rumba y tres saltos” (Prat – Céspedes) canción originalmente murguera, re inventada para esta ocasión en clave de tango oscuro, fueye incluido. También Prat se da el gusto de volver a realzar la identidad afro de la matriz cultural rioplatense, con el candombe “Romance para un negro milonguero” de Alfredo Zitarrosa.
Comentario aparte merece el abordaje acústico a “Imágenes Paganas”, tema clásico de Virus al que Prat lleva hacia una emotividad descarnada que lo aleja de los oscuros y gélidos tonos de la canción original, apegada al rock dark inglés de los 80s. Sin dudas una versión conmovedora que merece ser escuchada.
Y claro, la murga porteña, de la que Prat es verdadero divulgador, tiene un nuevo clásico: “Barrio de Murga” (A. Prat), verdadero himno murguero en letra y música, que logra plasmar en el lapso de una canción esas acentuaciones únicas, mugrosas, del bombo con platillo más tradicional, que terminará disparando hacia una zapada verdaderamente endemoniada.
Más allá de la única canción en estudio (el Bonus Track “Mentime que me gusta” (Prat – Giammarco), una ironía hacia los medios concentrados de la Argentina) “No solo murga” logra lo esperado respecto a un buen disco en vivo: registrar esa espesura mágica que solo ocurre cuando se produce la comunión entre artista y público. Esas variaciones y estridencias que solamente pueden suceder cuando la emoción irrumpe en el escenario y hacen que un momento artístico merezca ser llamado como tal. Un evento que un creador como Ariel Prat merece tener registrado en disco y que el público, su público, merece guardar en el corazón.

Bocetos

*NdR: “No solo Murga” tendrá su presentación “pos grabación” el sábado 2 de abril en el CAFF: Sanchez de Bustamante 764, CABA. 21hs.

 

Leave a reply

 

Your email address will not be published.