Perdóname corazón (Lucio Arce)

Marina canta el tango como ninguna. Las palabras de Homero Manzi parecen quedarle a medida a Marina Ríos, una joven cantante con un estilo único. Con raíces que se pueden encontrar en las voces de Rosita Quiroga, Nelly Omar, Roberto Goyeneche y Roberto Rufino.

Prolongándome en las obviedades, Marina pone el corazón en cada verso. No hace falta más que escuchar su maravillosa versión de El Abrojito (Luis Bernstein y Jesús Fernández Blanco). Ese abrojito que simboliza el dolor de una pena de amor, se prende al alma del que tiene la suerte de escucharla cantar.

La carga sentimental que viaja en su voz inunda el aire y captura toda la atención del oyente sensible. Transportándonos a ese lugar donde ella quiere llevarnos: a la misma fuente del sentimiento. Igual con su bellísima interpretación de Íntimas (Alfonso Lacueva y Ricardo Brignolo). “Hace tiempo que te noto que estás triste”, dice Marina, con la emoción rebosante de piedad, como quien viene a ofrecer un bálsamo que alivie el dolor ajeno. Hasta pareciera que a Marina Ríos “cosas de la vida le pasaron” y uno se da cuenta que esa tierna comprensión es genuina. Estos dos tangos, ambos compuestos en 1926, pierden su dimensión temporal cuando ella los canta. Suenan como si hubieran sido escritos ayer.

Aquí es donde cesan las coincidencias con la Malena de Manzi. La canción de Marina no tiene el frío del último encuentro. Más allá de su excelente afinación y fraseo, el canto de Marina es cálido y cautivante. Uno siempre quiere que cante una más. Es de una intensidad que transita los bordes del arrebato, pero que ella logra siempre contener a tiempo, sugiriéndole al público que complete el hecho artístico, la conexión emocional entre el artista y la gente.

No hay registros de Marina Ríos disponibles comercialmente. Sí un puñado de demos circulando entre algunos afortunados. Para escucharla hay que encontarla. Pregunten en El Bar de Julio (Diagonal Norte y Cerrito), El Banderín (Billinghurst y Guardia Vieja), en Bar Comunidad El Cisne (Bulnes y Potosí). Nada reemplaza la emoción de escucharla cantar de cerca.

Para ver y escuchar a Marina Ríos en Videoteca Hereje:

 

Dejar respuesta