Por Arsenio Medianera

Ave de paso

Cualquier barrio debería sentirse orgulloso de tener entre sus vecinos a un cantor como Gonzalo Genone. Joven, buenmozo, simpático, sentimental. Sonrisa gardeliana. Una pinta de galán de otros tiempos. Versión criolla de Clark Gable, con el bigote de catorce líneas y todo. Y todavía no empecé a decir lo que canta. Gonzalo es de Villa Madero, partido de La Matanza, allí donde se cruzan la General Paz y la Ricchieri. Fue al colegio cruzando a Capital, en Mataderos, donde hizo muchos amigos. También siente ese barrio como propio.

Empezó cantando folclore. También canta cumbia y murga. Su sensibilidad por lo popular lo acercó a todos esos géneros. Y por suerte, al tango. Cuando hizo junta con su compañero guitarrista Rodrigo Ruiz Díaz (con quien inició el dúo Muzza con Fainá), salieron a cantar tangos por la línea D de subterráneos y las líneas de colectivos 15, 110 y 141.  Tangos útiles, prácticos y necesarios. Para la cartera de la dama o el bolsillo del caballero. Una oferta digna de ser aprovechada. Así fue cómo Gonzalo forjó su estilo. Sobrio y sin alardes. Por más triste que pueda ser un tango, su sonrisa al cantar lo transforma en un bálsamo para el alma. Él entiende ese sentimiento y a través de su canto, es capaz de transformarlo en belleza. Solamente eso hace de Gonzalo Genone un artista único. El que quiera encontrarle influencias ha de buscar entre Angel Vargas, el Polaco Goyeneche e Ignacio Corsini.

Un martes a la noche en Caballito tuve oportunidad de disfrutar de su canto. Acompañado por Ruiz Díaz y Gonzalo Manzino (definitivamente incorporado a Muzza con Fainá), hizo vibrar y bailar a una joven audiencia con sus interpretaciones de Una emoción (Kaplún y Suñé), Soledad (Gardel y Le Pera), Pregonera (De Angelis y Rótulo), Aire sin final (Alfredo El Tape Rubin) y una maravillosamente sentida versión de El sueño del pibe (Puey y Yiso). Una vez en El Faro me tocó disfrutar de su bella rendición de Nido gaucho (Di Sarli-Marcó), primorosamente armonizando con Rodrigo Ruiz Diaz.

Por el momento, no hay grabaciones comerciales disponibles de Gonzalo. Para escucharlo, lo mejor es ir a la milonga Mil Alas, en el Club Premier, Campichuelo 472, en Caballito. La clase empieza a las 21 hrs. La música en vivo, a las 22 hrs. Siempre hay un invitado. Esta milonga fue creada por el grupo de jóvenes amantes del tango del que es parte Gonzalo, que además creó y organizó el primer Festival de Tango de Caballito (2013). Este muchacho tiene por delante una promisoria carrera de cantor de tangos. Vayan a escucharlo ahora. Conózcanlo. En unos años estarán dándose dique… “Yo a éste lo escuché cuando nadie lo junaba”.

Para ver y escuchar:

Nido Gaucho - Gonzalo y Rodrigo "Muzza y Faina" en ETVaB en El Faro
La Marylin - Gonzalo y Rodrigo en ETVaB en El Faro de Villa Urquiza

 

Leave a reply

 

Your email address will not be published.