La Orquesta Típica La Vidú presentó “Remando la historia”

por Arsenio Medianera.
foto: Magdalena Ladrón de Guevara

El pasado viernes 25 de octubre de 2013 lloviznaba en Buenos Aires. La gente se empezó a reunir en la puerta de Perú 571, en el barrio de Montserrat. Al ratito, la cola para entrar llegaba hasta dar vuelta la esquina. La gente esperaba al amparo de los paraguas. Nadie se quejaba. Al contrario. En los corazones, el pronóstico era luminoso. Adentro, La Orquesta Típica La Vidú había preparado la mejor fiesta que se ha visto en la escena contemporánea del tango. La presentación de su segundo álbum “Remando la historia”.
Después de su primer disco (La Vidú, 2009), la orquesta casi se desintegra. Pero la idea era demasiado buena para dejarla morir. Gabriel Bartolomei (violín, dirección), su hermano Jorge (El Pela) y Manuel Machado (guitarra), siguieron adelante y la reconstruyeron. Esta reunión fue la culminación de ese fabuloso esfuerzo. No importaba la lluvia. No importaba esperar. No importaba que las empanadas se acabaran a las diez de la noche. Ni que los que seguían llegando se sentaran en el piso. El espíritu de alegría era indestructible.

Cuando salió la orquesta y sonaron los primeros acordes de “Viduleando” (Gabriel Annoni), se declaró la fiesta viduciana. Se inició una transmisión de energía positiva del escenario hacia la gente que nunca aflojó. A estas alturas, nadie duda de que Facundo Rádice es el cantor para La Vidú. Y viceversa. Facundo ama la orquesta. La orquesta lo ama. Juntos han logrado grabaciones que de tener alguna difusión, están llamadas a ser los hits de esta soñadora generación tanguera.

Se notó con los primeros versos de “Tomando algo” (Jorge y Gabriel Bartolomei). Explotó con “Mal parado”(G. Annoni), “Compañera” (G. Annoni-G. Bartolomei) y “La puerta” (G. Bartolomei). Brilló con los tambores de Palenque en “Cuarto oscuro”, potente milonga del pianista Leo Grasso. Se pusieron milongueros con su vidulísima versión de “Ojos Negros” (del bandoneonista Vicente Greco, 1888-1924) y sacudieron con su fantástica versión de Gil trabajador (otro hit, de Ricardo Iorio, 1962-).

No sucede con frecuencia que uno tenga la oportunidad de ver y escuchar a una orquesta que además de piano, guitarra y contrabajo; exhiba un cuarteto de bandoneones que mezclan Troilo con Talking Heads, y una fulminante línea de seis cuerdas con un promedio de edad menor que el de la delantera de Racing.
Destruir el prejuicio de que el tango es aburrido, a veces parece una misión imposible. Ver a La Vidú en vivo lo arrasa en un ratito.

Remando la historia

[box type=»default» size=»medium» title=»Orquesta Típica La Vidú»]website: http://www.orquestatipicalavidu.com/
facebook: https://www.facebook.com/otlavidu
bandcamp: http://otlavidu.bandcamp.com/
twitter: https://twitter.com/tipicalavidu[/box]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here