Por Sebastián Linardi
Foto: Yanina Fernández

 

Tercer disco de uno de los grupos referentes del renacer tanguero del siglo XXI.
Y si sus dos discos anteriores (“Tango de Ruptura”, 2006 y “Sin descanso en Bratislava”, 2009) habían llamado la atención  por su abordaje al tango intenso y hasta descarnado, en este nuevo trabajo instrumental “Soundtrack Buenos Aires”, grabado en 2012 pero editado este año, la incorporación de un conjunto de cuerdas lleva al concepto de este grupo hacia horizontes diferentes.

Es que si en su búsqueda rupturista de la belleza musical (algo que en este grupo es “marca no negociable”) la impronta enérgica y áspera imperaban sobre los climas apacibles, en este nuevo trabajo, en cierto modo la ecuación parece invertirse; el increíble grupo de cuerdas lleva al concepto del grupo hacia otros horizontes. La intensidad impera pero ahora con una sonoridad más “acolchonada” que lima ciertas asperezas características de su sonoridad original, dando como resultado una interesante tensión estética.

Los climas etéreos de las cuerdas se alternan, pero también se interceptan, con los dramáticos virajes emocionales propios de Astillero. Y en una búsqueda expresa, ya que este disco no es una “re visita” diferente a un repertorio ya creado, sino que todos los temas, excepto uno, son estrenados en este disco. Y claro, en ello está marcada su impronta. La belleza dramática que le dan las cuerdas a temas como “Fetiche” (J. Peralta), “Madrugón” (M. González Calo) o “Rosca” (J. Peralta), lo demuestran. Pero también es un acierto la única reversión hacia un tema viejo: el suave “Marfil” (J. Peralta), perteneciente al primer disco, al que la intervención del grupo de cuerdas le realza los brillos más íntimos a su impronta apacible.

“Soundtrack Buenos Aires” es un disco diferente de Astillero, donde quizás más de uno eche de menos la presencia de temas cantados, inexistentes en este trabajo. Una elección que también debe ser aceptada como parte del concepto artístico que marca al grupo. Concepto artístico  que quizás sea su huella más profunda: el maridaje simétrico de la búsqueda y la belleza, esa notable pareja.

Orquesta

[threecol_one_first]

Violines:

  • Alejandro Schaikis
  • Katharina Deissler
  • Perla Flores
  • Carlos Morbidoni
  • Alicia Alonso
  • Pablo Borghi
  • Marcela Vigide
  • María Florencia Prieto
[/threecol_one_first][threecol_one]

Violas:

  • Félix Peroni
  • Gustavo Barahona
  • Laura Fregosini
[/threecol_one][threecol_one_last]

Violonchelos:

  • Ignacio Bartet
  • Emanuel Aguirrez
[/threecol_one_last]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here