Por Sebastián Linardi

En el tango, embarcarse en un proyecto artístico en que se retomen clásicos, puede poner en guardia a más de un oyente. Es que la referencia a los tangos “de siempre” hace rato que forma parte de los lugares comunes del género. Y así como hay un público que ama los clásicos también está el que ya ansía encontrarse con temas nuevos.
Embarcado totalmente en la interpretación de clásicos, el trío “Lavallén – Estigarribia – Cobarcos” sería uno de esos casos en que, en pleno siglo XXI, todavía se puede satisfacer a ambos públicos. El motivo, claro, es la enorme calidad de estos músicos (¿o habrá que decir “gigantes”?). A Lavallén y Cobarcos, papeles no les faltan. Su devenir en distintas formaciones del tango hace rato que los ubica dentro de un linaje selecto. Pablo Estigarribia, el más joven y por eso para muchos el menos conocido de los tres, demuestra con su piano que está a la altura de los dos otros “mostros” del 2×4.
La propuesta, por intimista, solo apresuradamente se podría llegar a adjetivar como “simple y despojada”. Es que ya adentro de ese terreno, los tres músicos juegan y se arriesgan en interpretaciones lúdicas con los tangos de siempre (con todo lo que implica cuando los que juegan son músicos geniales). Con sus re-visitas conmovedoras, este trío logra que su abordaje, sutil y perfecto, en lo intimista se vuelva universal.
Muy buen disco de tangos clásicos, para detenerse en los más mínimos detalles. Es que justamente, de la mano de estos músicos, esos mínimos detalles se vuelven enormes.
Vale la pena.

Lavallén – Estigarribia – Cobarcos
“De menor a mayor”.
2015.
Instrumental.
Victor Lavallén en bandoneón, Pablo Estigarribia en piano y Horacio Cobarcos en contrabajo.
Producido por Pablo Estigarribia.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here