Por Sebastián Linardi.

Gorrión Fénix Música Marcelo Saraceni / letra Hugo Salerno / Glosa: Autor Horacio Ferrer. Recitado: Horacio Ferrer / Intérpretes: Hernán Genovese y Eleonora Baletta

El tango tiene una tradición que dominó en buena parte de su historia pero que, en las nuevas propuestas, pareciera estar cambiando: la instancia de la composición separada de la interpretación, donde letristas y músicos se encontraban con el fin de crear una canción que luego debía volar lo más lejos posible. Modalidad productiva pensada para crear un repertorio puesto a disposición de quien quiera abordarlo y que reforzó la idea del tango como patrimonio compartido: más allá de los derechos de autor correspondientes, los tangos se hacían para todo aquel que los quisiera interpretar. Concepto artístico del 2×4 que, ya en los 60s, la generación de los “cantautores” comenzó a horadar , que luego la cultura rock terminó por (casi) sepultar y que el llamado nuevo tango terminó adoptando: son muchos los grupos que hoy interpretan sus propias canciones.

Pero la vieja tradición resiste. Con una visibilidad mucho menor que en la época de oro, hay letristas y músicos que se siguen juntando con el único fin de crear una canción.

Marcelo Saraceni es uno de ellos. Incluso, generacionalmente, se podría decir que se encuentra entre los primeros de esta nueva época del 2×4.

Fue en 1979 cuando conoció a Hugo Salerno, poeta y letrista, con quien más adelante comenzó, muy de a poco, a componer los primeros tangos. Encuentro que se cristalizó, allá por 1996 en el espectáculo “Andante en Bondi”, basado en el libro homónimo de Salerno, donde Saraceni musicalizó varios de sus poemas. Dupla creativa y proyecto artístico que deben ser contabilizados entre los nombres pioneros del renacer tanguero. Y Saraceni siguió por ese camino. Son muchos los tangos que este guitarrista creó en distintas duplas autorales. Y mucho también el reconocimiento que fue recibiendo por su obra, que terminó desperdigada en diversos discos y entremezclado en el repertorio de diversos artistas.

En un intento por agrupar y mostrar buena parte de todo este trabajo, Marcelo Saraceni acaba de editar su disco “Tangos para un siglo de cartón”. Y lo hizo con una sólida base musical orquestada, arreglada y dirigida por Norberto Vogel (quien también estuvo a cargo del piano y el bandoneón) y bajo cuyas directivas se puso el mismo Saraceni a cargo de la guitarra, integrando un grupo que además contó con contrabajo, violín, cello y percusión. Selección de instrumentos que, respetando el espíritu de cada canción, fue variando de acuerdo al tema.

En el mismo tenor, fueron varios los cantores que participaron del disco y que también se van alternando en cada canción: Jesús Hidalgo, Patricia Barone, Noelia Moncada, Hernán Genovese, Esteban Riera, Jacqueline Sigaut, Eleonora Barletta, Nicolás Scordamaglia y Laura Rivadeneira. Sumado a la presencia de Horacio Ferrer como glosista. Un verdadero “dream team artístico abocado a interpretar, desde los mas estridentes brillos hasta las mas oscuras profundidades, cada una de las canciones hechas por Saraceni en dupla con distintos letristas: Enrique Martín, Raimundo Rosales, Hilda Guerra, Pablo Guzmán, Ernesto Garabato y el ya mencionado, Hugo Salerno.

El resultado es de un preciosismo conmovedor, en un logrado intento por mostrar, desde lo expresivo, la fuerza de esas obras.

Como por ejemplo “Un siglo de cartón” (Saraceni – Martín), una canción sobre los cartoneros que inauguraron el siglo XXI argentino, con una orquestación áspera y una Patricia Barone enérgica, ensamblados en un verdadero arrebato arrabalero de esta época, que debe ser escuchado por quienes creen (¡todavía!) que el tango solo le canta a la ciudad del pasado. O, en un plano más melancólico, conmueve “Los tres silencios” , también de Saraceni – Martín que, en clave intimista de piano y cuerdas, acompañando a la suave voz de Jacqueline Sigaut, va narrando, de forma bella, el adiós de un amor. Así, cada canción, tomada como una obra unitaria, va llevando al oyente hacia un camino emocional. La melancolía de una canción le puede abrir paso a otra que transita por la energía de la percusión, como el candombe “Historias de mi cocina” (Saraceni – Guzmán), para virar luego hacia los añorantes viajes de la melancolía, como en “Será que morir no alcanza (al Polaco)” (Saraceni – Garabato), interpretada por Hernán Genovese, que llegará al corazón de todo amante del `Polaco´ Goyeneche, pero con una yapa de sentimiento si además se ama al barrio de Saavedra. O “Soy Cantor” (Saraceni – Rosales) un verdadero manifiesto que sentencia sus verdades como “… cantar es entender lo que otro calla y andar con el amor a pecho abierto, cantar es dar la cara y dar el cuerpo, cantar es respirar, mirar de frente y no olvidar, cantar es estar vivo y dar batalla”. Demoledor.

Una mención aparte merece la canción “Gorrión Fénix”, de la dupla autoral con Hugo Salerno, con quien Saraceni inició su viaje creativo en el tango. Canción que formó parte de aquel espectáculo “Andante en Bondi” enumerado más arriba y que, tanto por haber sido compuesta cuando se iniciaban los 90s, como por metaforizar en su letra la vuelta a la vida del tango (en aquel entonces dado por muerto), podría tomarse como el manifiesto que anuncia todo lo que llegaría años mas tarde. Una canción que apunta a la emoción, ya desde la glosa que la introduce, escrita y recitada por Horacio Ferrer y dedicada a Hugo Salerno, en un verdadero homenaje de esos que solo puede dictar el cuore. Y que le termina dando paso a la canción, con las voces de Eleonora Barletta y Hernán Genovese, en un increíble dúo que mixtura, desde la armonía y el contraste, agudos y graves enmarcados por un piano despojado, que le abre la cancha a la expresividad arrancada a la letra.

Este disco es una oportunidad única para poder acceder a la obra de uno de los compositores fundamentales de esta revancha del tango que, no por subterránea, deja de ser un verdadero caldero creativo. La música de Marcelo Saraceni, acurrucada en algunas canciones, agazapada en otras, así lo demuestra.

• Para conseguir el disco: siglodecarton@gmail.com o www.facebook.com/siglodecarton

2 Comentarios

  1. Excelente nota, Sebastián. La citaré en un trabajo sobre el nuevo tango, específicamente los trabajos de la dupla creativa Salerno-Sareceni.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here